lunes, 10 de diciembre de 2018

Lo que no ves

Las redes sociales son un arma de doble filo. La mayoría de las veces no conoces a la persona que está detrás de una cuenta y confiamos en que esa persona no nos va a mentir, ¿porqué tendría que hacerlo?. 

Muchas otras no entendemos la intención con la que la otra persona ha publicado algo y las cosas se malinterpretan.
Seguimos cuentas de personas que están felices 365 días al año y 366 si es bisiesto. Para las que parece que el día tiene 48 horas porque nos resulta imposible pensar en hacer nosotros tantas cosas. Cocinan rico, van al gym, salen a correr, tienen tiempo para familia, amigos, mil y un eventos...




Vemos la perfección y la queremos, creemos que existe, intentamos alcanzarla y nos frustramos cuando no lo conseguimos. ¿Porqué nosotros no somos capaces?, ¿no nos esforzamos lo suficiente?, ¿no hacemos las cosas bien?, ¿no nos merecemos que las cosas nos vayan perfectas?.

La perfección no existe. Y no, no entiendo porqué algunas cuentas falsean sus vidas si no es para monetizarlas de alguna forma.
Y hay de todo tipo, los que se inventan viajes, los que claramente compran seguidores, los que falsean entrenamientos para parecer mas healthy o mas rápidos de lo que son, los que modifican sus fotos...
Y todos ellos se amparan en el "anonimato".




Muchas veces me sorprendo cuando desvirtualizo a personas que conozco de redes sociales. Tengo que decir que la gran mayoría es para bien, pero también me ha pasado estar al lado de alguien y no saber que se trataba de esa persona hasta que me la han presentado. ¡Espero que eso nunca os ocurra conmigo!

Y es que hoy en día aunque no tengas ni idea de photoshop (a mi me sacas del paint y me matas) puedes con sencillas apps adelgazarte, hacerte mas alta, ponerte pecho, ¡hasta tatuajes!, y que parezca de lo mas real.




Recuérdalo la próxima vez que te compares con alguien, puede que las cosas no sean tan buenas y bonitas como parecen. ;)


martes, 23 de octubre de 2018

La cuenta atrás

Acabamos de dejar atrás la semana 9 del plan de la maratón de Valencia, y aunque aún queda una semana dura, parece que se empieza a ver a lo lejos el final. Tan a lo lejos como el corredor que vi después de 6K en solitario en la MM de Fuenlabrada, pero alcanzable con un poco de esfuerzo.



En estas semanas ha habido de todo, días buenos, días menos buenos, aprendizaje, a veces he fallado al plan y otros días lo he bordado.
Después de varias maratones me he dado cuenta que es tan importante entrenar como descansar cuando el plan lo exige, pero también que a veces hay que escuchar al cuerpo porque está no es nuestra forma de ganarnos la vida. De hecho la semana 9 casi no pude correr por culpa de mi querido psoas que afortunadamente ha decidido dejarme tranquila (espero que hasta el 3 de diciembre al menos).

Aún me queda mucho que aprender y sé que puedo mejorar muchas cosas, aunque quizá para algunas tenga que esperar a terminar la maratón de Valencia porque ahora sea demasiado tarde.



Con este plan he intentado comer mejor, la idea era perder grasa corporal y ganar músculo. Pero a pesar de que como mejor no he visto ningún fruto en estas 9 semanas, quizá seguir dándome algún capricho de vez en cuando sea un error pero es que esta es la parte que más me cuesta, más que las series o las tiradas largas.

No sé si es por el ritmo de los entrenos, por la carga de kilómetros o por el reto que me he puesto intentando hacer 4h15' (casi 15'  menos que mi de MMP). Pero esta es la primera vez que me doy cuenta que necesito fortalecer más, no sólo piernas y core, sino fortalecimiento en general.
De hecho está es una de las cosas que tengo que hacer si o si, ya que mi pierna izquierda es la que mas se lesiona porque tengo un glúteo medio derecho vago, culpa de una rotura que tuve hace 5 años mientras entraba en meta de mi primer 10K.

Y mi asignatura pendiente, la flexibilidad, siempre entre las cosas a mejorar.
Dos semanas y media para Valencia, ¿ haré MMP?, ¿ conseguiré entrar en meta en 4h15'? ¡Ya queda menos para salir de dudas!



¡Gracias por leer!
;)

sábado, 18 de agosto de 2018

El paso atrás

Nos han taladrado tantas veces con frases como "hacia atrás ni para coger impulso" o "where's the limit?" que parece que debemos estar siempre en una continua evolución positiva.

Las redes sociales pueden ser beneficiosas, si se saben usar, pero también tienen sus peligros y es que la gente real no siempre es #happy, come #healthyfood ni entrena #atopedepower. Intentar ser como esos instagramers, youtubers o tuiteros que nos gustan puede resultar en ocasiones de lo mas antimotivacional. Y con esto no quiero decir que esté en contra del postureo, aunque creo que hay unos límites que no quiero, ni debo, superar.


Todos podemos salir en una foto como auténticos pibonazos y un segundo más tarde hacernos otra que dejaría nuestra autoestima en el hoyo más profundo, pero está claro que sólo publicaremos la primera. Y es que la luz, la composición, la pose, etc., hacen mucho, eso lo saben y dominan las instagramers que tienen miles de seguidores. No hace falta tirar de Photoshop para parecer más delgada, quitarnos la celulitis, las estrías...


Me parece tonto decir que he entrenado si no lo he hecho, hacer pasar entrenos de otras personas por propios o subir fotos con un helado o una hamburguesa que no me he comido para parecer que el tener el famoso six-pack es compatible con una dieta menos estricta.
Nos engañamos nosotros, nos autometemos presión y podemos hacer mucho daño a aquellos que nos siguen.


Y es que me parece fundamental no falsear la realidad, si en el último año he pillado peso o soy todavía más tortuga corriendo se dice y no es un drama. Soy una persona real, y las personas reales somos fallonas y a veces vamos para atrás o encontramos nuestros límites, sin que eso signifique que nos hemos rendido. Pero si me quiero rendir ¿quién es nadie para juzgarme?.



Y todo esto para contaros que he engordado respecto al año pasado, son sólo 4kg pero me siento pesada y lenta. Y que me va a tocar hacer muchas series para recuperar esa "velocidad" perdida. Si, es un paso atrás, pero que ha servido para ponerme en mi lugar y volver a darme cuenta de que las cosas no las regalan. No es un drama ni una derrota, es una llamada de atención para recordarme que la maratón hay que ganársela trabajando duro y más si quiero hacer MMP.


Toca ponerse las pilas.

domingo, 12 de agosto de 2018

Yoga para palos

Os estaréis preguntando que hago yo hablando de yoga, pues todo tiene una explicación. Todo empezó con el #PlanPibon que como os conté en el post anterior consiste en hacer cada día algo para hacernos sentir bien desde un punto de vista saludable (lo de comer chocolate aunque nos haga sentir bien no cuenta, que ya os estoy viendo venir). Y en realidad todo surge de intentar seguir el método kaizen del que también escribí en el blog. 

Pues bien, aunque en estos años corriendo he mejorado mucho, me he dado cuenta después de 4 maratones que, como dice el libro de Isabel del Barrio, "correr es algo más".



Para evitar lesiones y conseguir seguir mejorando he introducido, en mi entrenamiento, sesiones de fortalecimiento y de yoga. Otro día os hablaré de la importancia de fortalecer para correr mejor, hoy toca hablar de yoga.

Todos sabemos lo importante que es estirar después de entrenar, aunque muchas veces se nos olvide hacerlo. Correr significa hacer un movimiento muy repetitivo con las piernas que, de hacerse mal, puede ser lesivo. Por otro lado, la mayoría de los corredores hacemos sesiones de fortalecimiento, quizá no vayamos al gimnasio a hacer un día de piernas, pero si hacemos entrenamientos destinados a fortalecer como es el caso del entrenamiento en cuestas. Si sumas todo esto, tienes el cóctel perfecto para acabar siendo un runner palo.




Ser flexible es importante para correr, es necesario tener una buena movilidad articular para que el movimiento sea fluido y natural, por lo que es necesario que nuestros músculos y ligamentos tengan cierta elasticidad. Una forma de ganar elasticidad es mediante el yoga, que además contribuirá a disminuir el estrés muscular y, como no, el psicológico.




Quizá penséis que no es para vosotros, que no tenéis la flexibilidad suficiente para hacer esas posturas que se ven en rr.ss. pero el yoga se adapta a todos los niveles, y también para los que somos un runner palo, que es algo que tenemos en común con el gran Chema Martínez.



Lo ideal es poder ir a clase de yoga o tener una persona que nos ayude, aconseje y guíe, pero si no tienes dinero o tiempo suficiente no hay excusa. Así es como he llegado yo al yoga, gracias a las redes sociales, a hagstads como #inflexibleyogis o #yogaforbeginners y yoguis de todo el mundo que comparten en internet sus conocimientos. Y es que quizá no deje de ser un palo, pero poco a poco voy viendo pequeños avances, y no sólo desde el punto de vista de la elasticidad, que me hacen creer que vale la pena.
Y vosotros...¿sois runners palo?

jueves, 19 de julio de 2018

Nuevos retos: el #PlanPibon

Que algo nos motive no es complicado, lo complicado es que después de más de 5 años la motivación continúe. La primera carrera de 5K, la de 10K, el salto al MM y posteriormente al maratón, intentar batir nuestras propias marcas, correr con amigos porque sí, o hacerlo siguiendo un plan metódico que nos ha personalizado un entrenador... Cada uno a su forma intenta sacar la motivación de donde quiere o donde puede.

Los que me seguís en rr.ss. sabéis que he estado un tiempo desmotivada tras la EDP 'rnr' Madrid Maratón y todo se ha complicado por temas de trabajo. Porque, por desgracia, yo no vivo de esto y toca trabajar, para pagar entre otras cosas este vicio, y sacar tiempo, ganas y motivación para entrenar.
He seguido trotando, forzandome un poco y esperando que vuelva la motivación...¡¡y ha regresado!! 


Y mi motivación lleva el nombre de dos retos. El primero, intentar MMP en 10K en la carrera Madrid Corre Por Madrid, que se celebra el 23 de septiembre y que tiene un recorrido muy bonito que pasa por muchos sitios emblemáticos de la capital.
El segundo, correr el que sería mi quinto maratón, esta vez en Valencia, tratando de hacer MMP mejorando la anterior en más de 10'. ¿Locura?, ya lo veremos el 2 de diciembre.

Mi plan de entrenamiento personal terminó en abril, y en mayo dejé también el grupo de entrenamiento Corre Con Nosotros, entre otros motivos porque no estaba motivada y sin ningún reto ni carrera a la vista hacer series, y para colmo ser siempre la más lenta a la que tienen que estar esperando, se me antojaba desmotivador. Tampoco ha ayudado el calor, que a mi me afecta sobremanera, ni los continuos cambios de horario en el trabajo y sus, últimamente, jornadas maratonianas. Así que ahora soy un alma libre motivada, con un autoplan para ponerse en forma de nuevo.



En realidad el plan consiste en ir inventándose el plan sobre la marcha según el día. Básicamente intentando hacer los pasos del día que manda Garmin (el mío se ha vuelto muy exigente), correr día si / día no (o al menos no dejar pasar más de dos días sin hacerlo) y realizar ejercicios de fortalecimiento general.

Como mi autoplan necesitaba un nombre y el de #PlanBikini estaba pillado, le he denominado #PlanPibon. No porque crea que me puedo convertir en uno con el, en realidad se trata de un nombre irónico, porque yo preparando maratón engordo. Si, eso es así, quizá porque no he tenido un plan nutricional asociado a mis entrenos y a mi esto de correr me da mucho hambre. 


Puede que con un nutricionista deportivo y de nuevo con un plan personalizado pudiera entrar en meta de un maratón como siempre he soñado, haciendo MMP, con mi top y mis mallas cortas y con cara de no haber sufrido ni haberme despeinado. Pero mientras no me lo pueda permitir seguiré entrando en modo tonelete feliz, con mis mallas largas para que no me rocen los muslos y con cara de haber corrido 42K 195m. Y es que así soy yo en modo pibón, una maratoniana.
¡Feliz verano y felices kilómetros! ;)


miércoles, 9 de mayo de 2018

El reto del doblete 2018

El mismo día de la carrera de la mujer de Madrid, como todos los  años, se celebraba la carrera popular de San Fernando de Henares. La primera 6K, salida a las 9 de la mañana en el centro de Madrid. La segunda a las 11 de la mañana desde el polideportivo de San Fernando. Estaba claro que a una motivada como yo se le iba a encender la bombilla.




¿Y si intento correr ambas?

Y ya son 5 años intentando el doblete y  4 consiguiéndolo. Y es que para lograr el “reto de la tonta motivada” hay que tirar de piernas y de un cuidadoso plan logístico .

Todo empieza el día antes preparando todo para ambas carreras. La carrera de San Fernando es gratuita y el dorsal se recoge hasta 30' antes de la salida, cosa muy difícil en este reto, así que siempre hay algún amig@ que me recoge el mío.
El resto de la logística consiste en madrugar más de lo necesario para poder desayunar, vestirme con la ropa que voy a utilizar en la carrera de la mujer y poder dejar el coche lo más cerca de la zona de salida posible. Hoy el día que más cerca lo he hecho, a unos 30m, no sin dar unas cuantas vueltas antes porque no soy la única entre 35000 mujeres que ha tenido la idea de ir en coche.

Encontrar a las personas con las que has quedado entre tanto rosa es complicado, sobre todo porque todas acabamos quedando en los mismos sitios. Pero a las 8:20, ya estábamos tod@s juntos. Pasó por el baño y paseo hacia la cabecera de la carrera.





Y esa es la otra parte complicada del plan para que el reto se cumpla es que hay que poder hacer la carrera a buen ritmo y eso es imposible si no se sale desde delante del todo. No sólo por lo masificada que está la carrera, sino porque la mayoría de las mujeres en realidad la hacen andando y no respetan los cajones. Así que a pesar de que nos hemos metido en el cajón de sub25' (recordad que estamos hablando de un 6k) delante había muchas mujeres que claramente no eran gacelas. Así que los primeros kilómetros los pasamos adelantando a gente andando o corriendo mucho más despacio de lo que debería de ser para ese cajón, mucho más que nosotras.



La idea era hacer de liebre a Marta y llevarla a ritmo sub6', al final ha salido a 5'30”, mejor de lo esperado y hemos acabado muy contentas. Nos hemos hecho unas fotos y he tenido que salir corriendo hacia el coche. Y es que la meta no coincide con la salida y tenía un paseo para conseguir el reto.



Una vez en el coche, aún con el tutú puesto, ha tocado tirar de GPS para encontrar la ruta más rápida a San Fernando de Henares y conseguir llegar antes de que hayan cortado el tráfico, cosa que no conseguí el año que no logré el reto.



Esta vez he llegado con tiempo, he aparcado y he conseguido cambiarme de ropa (cambiarme la camiseta, calcetines y quitarme el tutú. Hubo un año que no me dio tiempo a cambiarme y tuve que correr con el tutú incorporado XD.
Y ya con nuevo look paseo hasta la salida para encontrar a mi amiga Vanesa y recoger mi dorsal. Cuando me quiero dar cuenta con un gel y una botella de agua en la mano dan la salida. Y es que eso también forma parte de la logística, porque el calor que aprieta a esas horas va a hacer los 8K que me esperan muy duros, y pasan tantas horas desde el desayuno sin comer nada que es necesario un gel para que no me dé un bajón.



El resto, dosificar el agua hasta el 5K donde dan una botella en el avituallamiento, tomar el gel en el 4K y controlar ritmo en las cuestas. La idea era trotar a ritmo de calentamiento, aprox. 6'15” ya que se que en esta carrera el calor me hace no poder dar más, pero conseguí hacerla a 5'50” y acabé muy contenta.




Así que otro año más..¡¡¡reto conseguido!!! Deseando volver a intentarlo en 2019.

Gracias por leer y ¡felices kilómetros! :) 

jueves, 3 de mayo de 2018

El tiempo

Cuando piensas que el día tiene 24h parecen muchas, pero si empiezas a descontar las horas que pasas en el trabajo tan sólo nos quedan 16 y eso sin contar las que perdemos en el coche o en el transporte público. Y seguimos descontando horas.

Durante el plan de maratón parece que no haces otra cosa que dormir, comer, trabajar y entrenar. Y se empieza a complicar lo de conciliar vida laboral, familiar y social. Así que hay que elegir en que gastas esas valiosas horas del día.
Y es cuando te das cuenta que intentar llegar a todo y hacerlo además perfecto no es una opción. Así que durante la preparación del EDP rock'n'roll Madrid Maratón 2018 tuve que elegir y una de las cosas que tuve que descuidar fue el blog.
Ahora que el plan de la maratón ha terminado, que tengo un poco más de tiempo...¡he vuelto! ¡Y "habemus" cambio de look del blog! 

Empezamos en 3, 2, 1.
;)